980x200
Entretenimiento Volver a "Entretenimiento"

"Butch Cassidy and the Sundance Kid": 50 años de un western eterno

NEWMAN REDFORD | 22 de septiembre de 2019

Acceso al campamento minero de San Vicente donde en 1908 fallecieron los dos bandoleros Butch Cassidy y Sundance Kid, muertos tras un tiroteo con una patrulla militar boliviana y que se hicieron célebres gracias a la película "Dos hombres y un destino", protagonizada por Paul Newman y Robert Redford. EFE/Martin Alipaz/jgb/Archivo

Madrid, 22 sep (EFE).- Este lunes se cumplen 50 años del estreno de "Butch Cassidy and the Sundance Kid", uno de los mejores westerns de la historia, con una pareja protagonista de órdago (Paul Newman y Robert Redford, juntos por primera vez) en la piel de dos de los forajidos más recordados del cine.

Ganadora de cuatro Óscar (mejor guion original, mejor fotografía, mejor canción original -la inolvidable "Raindrops keep fallin' on my head"- y mejor banda sonora, ambas estatuillas para Burt Bacharach) y nominada a otros tres (mejor película, mejor director y mejor sonido), la cinta de George Roy Hill se ha convertido con el paso de los años en un clásico induscutible con su canto a la rebeldía y la libertad.

Basada ligeramente en hechos reales en las figuras de los bandoleros Robert Leroy Parker y Harry Longabaugh, la historia, uno de los grandes estandartes dentro del género "buddy movie" -películas de colegas con grandes dosis de humor e ironía- gira en torno a dos ladronzuelos -uno más reflexivo, el otro más amante de la acción- que, tras robar varios trenes y bancos y tener a una patrulla tras sus talones, emprenden una huida hacia Bolivia con ayuda de Etta, la amante de uno de ellos (Katharine Ross).

Pero como ocurre con buena parte de las películas más recordadas de la historia, de entrada no convenció a la crítica. Como ejemplo, el texto del admirado Roger Ebert, del Chicago Sun-Times, quien lamentaba los derroteros que tomaba la historia a mitad de metraje: "Salimos del cine pensando qué pasó con esa gran película que estábamos viendo hace una hora".

Dio igual. El público habló alto y claro y la película recaudó más de 100 millones de dólares únicamente en EE.UU., donde se convirtió en la cinta de mayor éxito en 1969, gracias, sobre todo, a sus carismáticos personajes, la envidiable química entre ambos actores y momentos tan románticos como la escena de la bicicleta entre Etta y Butch (Newman).

Roy Hill había ofrecido a Redford originalmente al papel de Butch Cassidy (Steve McQueen renunció previamente), pero el actor le dijo que se veía más identificado con el rol de The Sundance Kid, hasta el punto de que décadas después bautizó con ese nombre al ahora célebre festival de cine independiente que creó en las montañas de Salt Lake City (Utah).

"El estudio quería a un nombre grande como Paul Newman para el papel y yo aún no estaba a esa altura en cuanto a nivel de estrellato. Pero George luchó por mí y al final aceptaron. Eso sí, cambiaron de orden el nombre de los personajes en el título (en la versión original es 'Butch Cassidy and The Sundance Kid') y pusieron el de Paul primero", explicó Redford a la revista Entertainment Weekly.

Todas las escenas que se desarrollan en Bolivia se rodaron realmente en México, donde casi todo el equipo sufrió de diarrea a excepción de los tres protagonistas, que evitaron beber el agua local y se limitaron a ingerir refrescos y alcohol. Allí, entre decenas de cervezas y risas, se fraguó una amistad única que se alargaría hasta la muerte de Newman en 2008.

"Butch Cassidy and the Sundance Kid" fue el primero de los dos trabajos de Redford y Newman juntos en la gran pantalla (el otro fue "The Sting", en 1973), aunque la recordada pareja siempre tuvo en mente volver a reunirse y, de hecho, cerca estuvieron de lograrlo con "A walk in the woods", una historia que discurría en el sendero de los Apalaches y que no pudo contar con Newman debido a su frágil salud.

"Sería un territorio diferente para nosotros", explicó en su momento Redford al diario Salt Lake Tribune, "pero aún mantendría la misma relación que tuvimos en las obras anteriores". "A walk in the woods", con Redford y Nick Nolte en el papel pensado para Newman, se estrenó en 2015.

En cualquier caso, pasarán los años y el espectador siempre podrá regresar a este dúo dinámico, explosivo a la par que entrañable, y recrearse con sus líneas de diálogo, tan inmortales como esos personajes congelados en el tiempo, que, a punto de recibir una lluvia de balas, encuentran consuelo en el humor: "Por un momento pensé que estábamos en apuros".

Antonio Martín Guirado

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.wnenespanol.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Entretenimiento