980x200
América Latina Volver a "América Latina"

Galápagos cumplirá 60 años como área protegida, con mar de retos por cumplir

ECUADOR GALÁPAGOS | 12 de febrero de 2019

Quito, 11 feb (EFE).- El archipiélago de Galápagos cumple el próximo julio sesenta años de haber sido declarada la primera área protegida de Ecuador, con grandes desafíos y un mar de retos para continuar como estandarte de la conservación mundial y pionera del Patrimonio de la Humanidad.

El Gobierno de Ecuador, en una ceremonia especial celebrada este lunes en la sede de su Cancillería, en Quito, reconoció el gran esfuerzo por la conservación de este complejo insular ubicado a unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales del país.

Y es justamente esa lejanía, junto con políticas especiales, la que le ha permitido mantenerse como uno de los pocos espacios prístinos del planeta.

El canciller José Valencia recordó que hace cerca de sesenta años el Gobierno ecuatoriano decidió generar el área protegida y dar paso a la creación del Parque Nacional Galápagos (PNG) para proteger el archipiélago, con la ayuda de la Fundación Científica "Charles Darwin".

"La Cancillería reitera el apoyo del Estado ecuatoriano al trabajo que realiza la Fundación Charles Darwin y, por supuesto, el Parque Nacional Galápagos", recalcó Valencia al destacar el valor que tienen las islas para la humanidad entera y que el próximo 4 de julio conmemorarán las seis décadas como reserva protegida.

Visitar las también llamadas Islas Encantadas "es como hacer un viaje a los primeros días de la creación, y encontrar allí a sus más primigenios habitantes, las especies únicas de la fauna y de la flora" que parecen "vivir como si todos los días fuesen de guardar, permanentes", afirmó Valencia.

Por eso, es una tarea de todos la protección de este frágil ecosistema que los ecuatorianos conservan para toda la humanidad, porque ya es "una heredad del mundo", apuntó el canciller al recordar que el año pasado las Galápagos celebraron los cuarenta años de haber sido declaradas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

De su lado, Jorge Carrión, director del PNG, aseguró a Efe que este es uno de los archipiélagos mejor conservados del mundo, aunque reconoció que ahora afronta enormes desafíos.

Recordó que "el 95 por ciento de la biodiversiad original de las islas al día de hoy se encuentra bien conservado", y que ese 5 por ciento de impacto sufrió daños durante siglos, incluso antes de ser declarado este espacio como un área protegida.

Las Galápagos es "uno de los únicos sitios prístinos del mundo", agregó al destacar varias de las estrategias que lo han permitido.

Por ejemplo, recordó la erradicación de cabras introducidas en las islas que impactaron de manera sensible en varias de ellas, así como ratas, aún en proceso de erradicación, o la mora silvestre.

Pero sobre todo, enfatizó sobre la política de recuperación de poblaciones de tortugas gigantes y aseguró que "son ya más de 7.000 tortugas" las que se han reproducido en centros de crianza y repatriadas a diferentes islas.

Las tortugas gigantes, dijo, son las "ingenieras" ambientales de este archipiélago que lleva el nombre de esos enormes quelonios.

También destacó la recogida de basura de las playas de las Galápagos y aseguró que el año pasado se recogieron más de 22 toneladas de desechos, la mayor parte de ellos de plásticos.

De su lado, María José Barragán, directora de Ciencias de la Fundación "Charles Darwin", destacó el aporte de esa entidad científica y llamó a las autoridades ecuatorianas a buscar un "modelo de desarrollo" para Galápagos, que haga frente a problemas como un desordenado turismo y la convivencia de la biodiversidad con la población que habita las islas.

Lo que se persigue es que Galápagos sea un "ejemplo a escala global de sostenibilidad" y que proteja ese "capital natural único" que posee, afirmó Barragán.

El archipiélago de Galápagos, formado por trece islas grandes, seis menores y 42 islotes, está situado unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador y gracias a su rica biodiversidad es considerado un laboratorio natural que permitió al científico inglés Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.

Contenido relacionado

Galápagos avanza en su lucha contra un mal que le llega de fuera: el plástico

Quito, 12 feb (EFE).- El archipiélago de Galápagos, el laboratorio viviente en el que el científico inglés Charles Darwin desarrolló su teoría sobre la evolución de las especies, avanza en su lucha sin cuartel contra un mal que le llega de fuera: el plástico.

Y es que las corrientes marinas arrastran plásticos hacia todas las costas este de las islas, un tema "preocupante", según el director del Parque Nacional Galápagos, Jorge Carrión.

A tenor de las marcas de los envases encontrados durante las limpiezas de las playas, los plásticos llegan desde Perú, Chile, Centroamérica "y una importante cantidad de residuos con marcas asiáticas", aseguró Carrión a Efe.

Aunque no tienen un dato exacto de la cantidad de toneladas de plásticos que pueda existir al momento en las costas, el experto recordó que en 2018 recolectaron 22 toneladas y la semana pasada 4,5 toneladas.

"Ahora estamos clasificando la basura que es un trabajo muy, muy minucioso", comentó sobre la reciente recolección.

En temas operativos, el propio Municipio de la isla Santa Cruz coordina el traslado a la parte continental ecuatoriana de los residuos que estén en buen estado y puedan servir para reciclar, mientras que aquello que no está en buenas condiciones debido a la degradación a causa del sol y la salinidad va al relleno sanitario de la mencionada isla.

En el archipiélago de Galápagos, situado a unos mil kilómetros de las costas continentales ecuatorianas, están prohibidos materiales de polietileno expandido y las fundas plásticas tipo camiseta desde el año 2015, una disposición a la que se sumó luego el impedimento de uso de sorbetes (pajillas).

Y una nueva escalada en el combate a los plásticos podría darse en marzo próximo con la prohibición total del uso de bebidas en envases plásticos no retornables.

"La intención es limpiar todas las costas de Galápagos y para eso estamos bien avanzados en la lucha contra los plásticos", apuntó Carrión al insistir en que los plásticos hallados en las costas del archipiélago no corresponden a actividades productivas de esa provincia.

Por eso, en calidad de presidente pro tempore del Corredor Marino del Pacífico Tropical, Ecuador adelanta diálogos con representantes de otros países para extender la lucha contra los plásticos y tratar de contrarrestar la llegada de esos residuos al mar.

Casa adentro, el trabajo avanza en la construcción de la estrategia general para la lucha contra los plásticos en el archipiélago, famoso por su alta biodiversidad y por albergar especies únicas en el planeta. Y por ello, cualquier precaución es poca.

Por eso, junto a la estación científica Charles Darwin, desarrollan un programa de monitoreo para evaluar la amenaza que representa el plástico, como potencial transporte de especies y de su capacidad invasora en las especies de Galápagos, un archipiélago catalogado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1978.

De esta manera, se pretende detectar tempranamente la presencia de especies no nativas y reducir así la probabilidad de dispersión secundaria, proveniente de fuentes de plástico.

Los expertos han identificado potenciales especies invasoras que desde Costa Rica y Chile podrían llegar a Galápagos arrastradas por las corrientes.

Y para ello está listo un plan preventivo a fin de intervenir inmediatamente el sitio si localizan una especie invasora, y recoger todos los residuos, que pueden llegar también en los cascos de los barcos.

El Ministerio de Ambiente, a través del Parque Nacional y de la Agencia de Bioseguridad de Galápagos, mantienen controles estrictos a los barcos de carga y turismo y "tenemos la obligación de pedirles que se retiren de la reserva" en caso de encontrar algún tipo de contaminación, señaló Carrión.

También en su lucha contra la contaminación, en 2012 se trasladaron 35.000 neumáticos en desuso desde Galápagos al Ecuador continental, una acción que repetirán tan pronto termine una actualización de la resolución para el transporte de residuos desde el archipiélago.

En paralelo con la limpieza de las costas, las autoridades de Galápagos desarrollan estrategias de comunicación.

"Es necesario que creemos conciencia ambiental entre quienes residimos en Galápagos y así poco a poco vamos a ir exportando esta conciencia ambiental al Ecuador continental y al mundo entero", comentó Carrión.

Consideró que Galápagos tiene que ser un ejemplo no solo en temas de conservación sino "en forma de vida sustentable", por lo que se congratula de que la población haya aceptado "de buena manera" las acciones para evitar el uso de plásticos, un enemigo que no conoce fronteras.

Susanan Madera

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.wnenespanol.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

América Latina