980x200
América Latina Volver a "América Latina"

Los "agromillennials" dinamizan con sus "mentes abiertas" el campo colombiano

COLOMBIA EMPRENDIMIENTO | 25 de junio de 2019

Andes (Colombia), 25 jun (EFE).- Los frondosos cafetales de la finca Las Marías, anclada entre las montañas del departamento de Antioquia, fueron para Viviana María Arango, de 29 años, el mejor argumento para permanecer en el campo y desestimar los atractivos que ofrece la ciudad.

La emprendedora lidera su agroempresa familiar en el municipio de Andes, donde descubrió que con visión e ideas innovadoras puede "hacer maravillas" con los 4.000 árboles de café que su abuela Blanca Emilia le enseñó a amar y cultivar.

"Cuando entendí que mis ideas movían a este lugar, supe que podía permanecer aquí y sacarle provecho a lo que hago", expresó a Efe quien declinó su idea de ser comunicadora social al detectar "futuro en el campo".

Para ella, el mayor reto ha sido resolver los desacuerdos originados por la brecha intergeneracional, pues la tradición guiaba las actividades.

"Mi abuela me dice 'niña, toda la vida lo hemos hecho así, por qué vamos a cambiar'. Transformar mentes es difícil. Al principio no creen y tienen miedo, pero les doy seguridad con mis decisiones", relató.

Arango hace parte del grupo de "agromillennials" que capacita la Corporación Interactuar con un programa que atiende a jóvenes entre 18 y 38 años que apostaron por las empresas agropecuarias de sus familias.

La coordinadora de la Metodología de Desarrollo Rural de Interactuar, Adriana Zapata, explicó que la población joven ha generado dinámicas "muy interesantes" en el campo con otras habilidades, en sus computadores, conectados a las redes e interpretando mejor el mercado.

"Esa fuerza y capacidad de trabajo rutinaria que tiene el hombre de campo tradicional se suma a esa nueva capacidad que tiene el 'agromillennial' de analizar, documentar e innovar", dijo a Efe Zapata.

Para la experta, esta generación de "mente abierta" y dispuesta a los cambios es más afín a los temas ambientales, por ello fácilmente ponen en marcha buenas prácticas agrícolas, apuestan por la mitigación y utilizan tecnologías amigables con el medioambiente.

Al programa rural, que desde el 2011 ha llegado a 53 municipios de los departamentos de Antioquia, Córdoba y Tolima, han entrado 2.960 agroempresarios, de los cuales el 36 % pertenece a población joven.

Según Zapata, la mayoría de horticultura orgánica en esas zonas del país la están desarrollando los jóvenes, pero también hay un grupo dedicado al tema de la fruticultura exótica y en la región del Urabá (noroeste) hay cultivadores de plátano y una generación que ha crecido con el cacao.

En ese segmento se destaca Jhon Jaime Restrepo Serna, otro joven caficultor de Andes que viene consolidando su producto hasta el punto que el café de su finca El Vergel fue reconocido en 2018 como la mejor taza en un concurso regional por sus notas cítricas y vinosas.

Ese logro lo llevó a buscar mejores variedades en los 33.000 árboles que tiene sembrados y a perfeccionar el empaque de su café con la ayuda de su hermana Yenny Paola, de 25 años, quien también apoya la agroempresa en el manejo de redes sociales, logística, costos y contactos comerciales, además de ser la responsable de la presentación del producto.

"No pensé que mi café iba a tener tanta acogida, pero se fue expandiendo. Primero llegó un comprador de Chile y luego de Bélgica. Cada mes estoy sacando 180 libras", contó Jhon Jaime, de 31 años.

Entre árboles frutales y el paisaje cafetero, estos "agromillennials" llevan las riendas de la empresa que ha ido entrando en la modernidad, pero que no los aleja de labores como la recolección, el lavado y el secado el café.

"Llevo el café en las venas y no quiero salir de mi finca porque acá lo tengo todo", expresó responsable de El Vergel, mientras su hermana coincide al señalar que en el campo han encontrado "buenas alternativas y es rentable, pese a las circunstancias difíciles.

Con las capacitaciones recibidas y al pasar del libro a la era digital, a los jóvenes se les abrió el abanico de posibilidades: Viviana María está en proceso sofisticación del café Las Marías y tomará clases de barismo, y Jhon Jairo planea volver turística su empresa cafetera.

"El impacto de esta generación ha sido muy valiosa. Los jóvenes están dinamizando las actividades del agro colombiano y están orientados a nuevos modelos de agronegocios", aseveró Zapata.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.wnenespanol.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

América Latina