México cedió en T-MEC sobre industria automotriz pero no en inspecciones

MÉXICO T-MEC | 11 de diciembre de 2019

La primera ministra de Canadá, Chrystia Freeland; el presidente de México, Manuel López Obrador; el académico mexicano José Antonio Seade Kuri y el representante de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, posan durante la firma de la nueva versión del acuerdo comercial T-MEC este martes, en el Palacio Nacional de Ciudad de México (México). EFE/ Mario Guzmán

México, 10 dic (EFE).- El equipo negociador de México en el tratado comercial T-MEC con Estados Unidos y Canadá admitió este martes haber cedido en cuanto al origen del acero de los componentes de la industria automotriz pero no en la presencia de inspectores extranjeros en el país.

En rueda de prensa, el subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores para América del Norte, Jesús Seade, encargado de la negociación, explicó que el tratado contempla que durante los próximos siete años 70 % de los componentes de acero del sector automotor deberá provenir de América del Norte, algo que dificulta las cosas a México porque importa mucho de Suramérica.

"En los espacios de negociación cada quien jala (estira). En el tema del acero ellos querían diez años y nosotros tres años; fueron siete", explicó el subsecretario, quien admitió haber cedido como ocurre en cualquier negociación.

Junto al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, el subsecretario detalló la versión definitiva del T-MEC, firmada este martes en México tras un año de negociaciones para lograr el apoyo del Partido Demócrata estadounidense al tratado, cuya negociación se había cerrado en noviembre de 2018.

Seade confirmó que los demócratas, que mantenían bloqueado el proceso de ratificación en la Cámara de Representantes bajo el liderazgo de Nancy Pelosi, habían propuesto enviar inspectores a analizar si las empresas mexicanas cumplían con el tratado.

El negociador mexicano reveló que "el concepto de inspectores", que se entendía como una violación de la soberanía mexicana, quedó "totalmente y completamente fuera".

En su lugar, se crea un mecanismo de solución de controversias formado por jueces de los diferentes países del tratado que resuelvan denuncias por incumplir aspectos contemplados en el documento.

"Por supuesto que no son inspectores, no son unilaterales ni decisiones que se disparen en un balazo", sostuvo.

Seade explicó que ahora no hay "prisa" para ratificar el tratado por parte de los congresos de los tres países, pues el gran objetivo de la negociación era conseguir "el apoyo de la señora Pelosi".

"Si se ratifica en dos semanas o en dos meses no es tan importante. Habiendo dicho eso, yo creo que México va a tratar de hacerlo bastante rápido", ya sea este mes o a principios de enero, explicó.

Se estima que la Cámara de Representantes de Estados Unidos lo ratifique antes del 20 de diciembre, cuando el organismo iniciará las vacaciones navideños, mientras que se prevé que el Parlamento de Canadá lo haga en enero.

Contenido relacionado

El T-MEC, detonante económico para América del Norte, dicen expertos

México, 10 dic (EFE).- La nueva versión del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, que se espera sea ratificado por los Congresos de los tres países en los próximos días, será un detonante económico para América del Norte y un mecanismo que permitirá al país latinoamericano atraer mayores montos de inversión a México, expusieron este martes expertos.

"Es una noticia positiva para los tres países", señaló Eduardo Osuna, vicepresidente y director general de BBVA México. "Disipa la incertidumbre y facilitará que se sigan construyendo cadenas de valor en Norteamérica que ayudarán a que la economía mexicana sea más sólida y productiva", añadió.

Recordó que la inversión privada en México ha estado estancada desde 2016, cuando comenzó la incertidumbre en relación con el futuro de la relación comercial con Estados Unidos y Canadá.

"Será un detonante económico para todos, ya que los inversionistas operaban con cierta cautela a la espera de la definición del tratado", expuso.

En tanto, la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) en México apuntó que "la cooperación continua entre la iniciativa privada y los Gobiernos" ha caracterizado el proceso de negociación del acuerdo comercial, y eso fue lo que permitió que este día los negociadores suscribieran un Protocolo Modificatorio en Ciudad de México.

El organismo dijo que esa firma "es una señal inequívoca del valor de la integración comercial, la colaboración y la competitividad de Norteamérica, particularmente entre México y Estados Unidos, como principales socios comerciales".

Por su parte, Adriana Ibarra, socia del Grupo de Comercio Exterior de la firma de servicios legales Baker McKenzie, México, dijo que el acuerdo alcanzado este día "da certidumbre de que, en un futuro muy cercano, tendremos un nuevo tratado que regirá las relaciones comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá".

Precisó que si bien todavía está en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, vigente desde 1994), "era indispensable para el sector productivo determinar cuáles serán las reglas del juego para planear sus cadenas de suministro y procesos productivos en la región".

En tanto, Peter Mackay, socio del grupo de Comercio Exterior de Baker McKenzie, Canadá, y exministro de Asuntos Exteriores de aquel país, dijo que en Canadá la ratificación del acuerdo por parte del Parlamento "está casi asegurada, incluso con su mandato de minoría recientemente reducido".

"La eliminación de la incertidumbre en torno al tratado sería una gran victoria para las economías de los tres países ante la creciente especulación sobre una posible recesión", apuntó.

Representantes de los Gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá firmaron este martes en la capital mexicana la nueva versión del T-MEC, que incluye las modificaciones acordadas entre la Casa Blanca y los legisladores estadounidenses del Partido Demócrata.

Antes de la firma en Palacio Nacional, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, quien mantenía bloqueado el proceso de ratificación, dio su respaldo a la nueva versión del tratado y abrió la puerta a que sea aprobado por la Cámara antes del 20 de diciembre, cuando se inicia el receso navideño.

Como candidato presidencial y al llegar a la Casa Blanca en 2017, Donald Trump criticó duramente el TLCAN, lo que derivó en más de un año de negociaciones hasta que México, Estados y Canadá firmaron el T-MEC el 30 de noviembre de 2018 en Buenos Aires.

El último año ha estado marcado por las negociaciones entre la Casa Blanca y los demócratas para su ratificación en el Congreso, que mantenían reservas en materia laboral y medioambiental.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.wnenespanol.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Hispanos